La Nit d’Eivissa

7 Septiembre, 2016

Es una cuestión de oportunidades, cuando uno sale de casa con la cámara colgada del cuello, sabe que parte de lo que consiga se lo deberá al azar, pero otra parte dependerá de saber detectar y aprovechar las oportunidades que se nos ofrezcan, si es que aparecen…

Quizá el comienzo de este post resuma la serie nocturna que hice en Ibiza a comienzos de verano, pues más que planificarla me encontré con ella. Normalmente no acostumbro a salir con mi cámara a ver que me encuentro, prefiero pensar en algo, dibujarlo en mi mente como si se tratase de una presa pintada en una cueva, y luego ir a cazarla. Dicho de forma menos huevona, me gusta planificar mi trabajo, estudiar lo que quiero retratar y después intentar hacerlo realidad, pero no siempre es así y no hay más remedio que improvisar y agudizar el olfato para buscar una oportunidad que nos permita hacer algo interesante.

El caso es que me fui a Eivissa a visitar a mi amigo Josep www.josepcosta.es , con el que pasé unos días inolvidables, a los dos nos apasiona la fotografía, así que además de disfrutar de su hospitalidad y compañía, tuvimos interesantes charlas, hicimos fotos y pude ver y probar su arsenal de cámaras. Os aconsejo que veáis su trabajo, es realmente bueno.

En esos días me recorrí la isla de norte a sur y de este a oeste, buscando algo, haciendo fotos de paisajes de los que sabía que no estaría orgulloso. En muchas ocasiones para que una foto vibre necesita ser hecha de una manera concreta y en un momento concreto, y yo notaba que ni encontraba la manera ni estaba en el momento adecuado, y aunque lo estuviese, ¿qué conseguiría? quizá una foto similar a otras parecidas y probablemente menos interesante.

San Miquel

Pero yo seguí con lo mío, todos los días me levantaba temprano y me iba a una punta de la isla buscando esa foto icónica que no aparecía, a veces la luz era demasiado dura, otras veces el sol estaba demasiado alto o simplemente era de día y sin duda la foto quedaría mejor bajo la luz de la luna. He de reconocer que aunque sabía que estaba dando palos de ciego, para mi el simple hecho de salir a fotografiar algo es un placer en si mismo, pero en ocasiones fuerzo la máquina y me exijo intentar hacer algo que valga la pena, y no siempre es posible, motivo por el que se me cruzan los cables y prefiero no hacer ni una sola foto, si no me convence lo que veo o no lo tengo claro, prefiero no perder el tiempo.

Peña en Port de Benirrás.

Peña en Port de Benirrás.

Y así pasaron los días, hasta que una noche sonó una campana, como dije antes a veces se presentan oportunidades y yo vi una, algo difusa pero estaba ahí, se me podría haber escapado, a fin de cuentas acababa de cenar en un restaurante fuera de la muralla de la ciutadella y andaba algo distraído, pero el destino me hizo entrar y recorrer sus calles para dar un paseo, a pesar de que ya no había nadie por allí y casi todos los bares habían cerrado.

Cuando me adentré me sorprendió ver sus calles vacías, el silencio, la luz, las líneas y las sombras, el brillo de los suelos empedrados, y sobre todo la atmósfera, casi mágica, cuando alguien piensa en Ibiza, lo primero que le viene a la cabeza son las discotecas, la fiesta y un montón de tópicos que no son del todo ciertos, por eso cuanto más caminaba más me daba cuenta que era allí donde tenía que hacer mis fotos, sin duda fue todo un descubrimiento. Cada vez que miraba por el visor de mi Bronica podía imaginarme perfectamente como quedaría acabada sobre el papel, así que intenté ser muy cuidadoso para no pifiarla.

Hablando de meter la pata, era la primera vez que hacía fotos de larga exposición con película Kodak Trix lo que me preocupaba un poco, normalmente uso Ilford HP5, pero cuando vi el resultado de los negativos me llevé una alegría, sobre todo porque acerté en la exposición en todas de las fotos, lo digo por lo del error de reciprocidad, cuando usaba HP5 solía comenter más fallos.

Una cosa que me sorprendió fue lo fácil que fueron positivarlas. Casi no tuve que hacer quemados ni reservas, en dos días positivé unas 20 copias. Decidí virarlas a sepia, pues además de mejorar su conservación, los tonos cálidos las enriquecen bastante.

Y esto ha sido todo, os dejo a continuación todas las fotos de la serie La Nit d’Eivissa:

La Nit d'Eivissa #1

La Nit d’Eivissa #1

La Nit d'Eivissa #2

La Nit d’Eivissa #2

La Nit d'Eivisasa #3

La Nit d’Eivisasa #3

La Nit d'Eivissa #4

La Nit d’Eivissa #4

La Nit d'Eivissa #5

La Nit d’Eivissa #5

La Nit d'Eivissa #6

La Nit d’Eivissa #6

La Nit d'Eivissa #7

La Nit d’Eivissa #7

De Vuelta al Tajo

5 Mayo, 2014

No es que me haya dormido en los laureles, no he dejado de disparar, pero una de las cosas que más se me resisten es mantener actualizado este blog, y es que en el proceso fotográfico (o cualquier otra disciplina) es tan importante la acción de crear como la de mostrar y comunicar, así que intentaré no descuidar esta última.

Y aunque no he dejado de disparar, sí ha habido unos cambios en mi vida lo suficientemente importantes como para mantenerme apartado del ruedo. Pero ahora que las aguas han vuelto a su cauce, he vuelto a reconstruir mi darkroom y me siento con más ganas que nunca de trastear y positivar nuevas y antiguas fotos que se fueron acumulando en mis archivadores.

De momento he optado por fabricar mis propios químicos, por eso de abaratar costes, así que tengo mi cuarto de baño lleno de botes de Manuel Riesgo, pero por momentos me entran dudas de si debería ser más pragmático y comprar los químicos hechos, sale más caro, pero se ahorra tiempo, espacio y posibilidades de error o contaminación accidental, quizá todo dependa de la cantidad de químico que se use, si gastas mucho pues háztelo tu mismo y ahorrarás un pico, si gastas una cantidad intermedia, cómpralo hecho, y si no gastas casi nada, pues háztelo tú pero sólo cuando lo vayas a utilizar y después deséchalo, pues de lo contrario verás pudrirse tu revelador, paro y fijador dentro de sus correspondientes botellas, ¿qué debo hacer en mi caso? pues como todo en la vida: error y ensayo.

Sesión de Fotos al grupo Monte Rey

18 Enero, 2014

El sábado pasado tuve la oportunidad de fotografiar a una banda, o mejor dicho, a un trío llamado Monte Rey. Su estilo de música es Rock en estado puro y en principio las fotos serán para acompañar a su primer EP, el cual acaban de grabar recientemente.

La sesión fue un tanto improvisada, pues no hubo tiempo de buscar unas buenas localizaciones etc. así que haciendo caso a las sugerencias de sus componentes, nos fuimos al Matadero de Madrid y a un par de cafeterías típicas muy singulares. Al final conseguimos nuestro objetivo y encima trabajando sin prisas y con muy buen rollo.

Para ver todas las fotos pincha AQUÍ

Monte Rey

Todas las fotos están hechas con luz natural, y menos mal, porque justo ese día se me estropeó el flash, no sé cómo me las arreglo que cada vez que tengo que hacer unas fotos a alguien siempre hay algo que no me funciona…

Los componentes de Monte Rey son:

Iósif: voces, guitarra, teclado.
Diego Vila: voces y bajo.
Javier F Pollán: batería y percusión.

Podéis escucharlos aquí: https://monte-rey.bandcamp.com/

 

Página siguiente »
(c) 2017 Blog de Oscar Paradela | powered by WordPress